La pelea entre Timothy Bradley y Juan Manuel Márquez será un duelo de contragolpeadores, pero también de estrategias, cada uno es muy efectivo en lo que ejecuta sobre el ring, aunque suelen arriesgar.

Bradley y Márquez tienen argumentos para ganar, y tienen sus claras ventajas sobre el rival.

Juan Manuel Márquez y Timothy Bradley tienen los argumentos para ofrecer una gran pelea y tener aspiraciones reales a la victoria y lo reafirmaron en la última conferencia de prensa que sostuvieron hoy  en las Vegas para el  combate de este sábado en la Arena Thomas and Mack Center en una co promoción de Top Rank y Zanfer y que será transmitida por HBO y en México por Azteca 7, La Casa del Boxeo. Las apuestas están 1-1, es un duelo parejo, aunque la velocidad puede ser un facto clave a favor de Bradley.

En el combate semi estelar una pelea muy interesante entre el experimentado sonorense y ex monarca mundial Orlando “Siri” Salido (39-12-2, 27 ko’s) y el  puertorriqueño “Fenómeno” Cruz (20-2-1, 20 ko’s) se disputarán el título del mundo de las 126 libras, versión OMB.

Durante la conferencia el  equipo de Márquez se tomaron unos minutos para intentar disipar las dudas sobre los rumores relacionados al uso de esteroides por parte del mexicano cuyo entrenador físico, Angel Heredia fue vinculado en el pasado con la distribución de estas sustancias.

"Se han realizado numerosas pruebas", dijo el promotor Bob Arum. "Todas bajo la supervisión de la Comisión Atlética de Nevada. Todo está bien".

El 'Dinamita' que viene de una espectacular victoria en diciembre de 2012 sobre Manny Pacquiao, se mostró listo para la nueva prueba en la que intentará agenciarse un quinto título mundial en una división diferente.

"Nos hemos preparado fuerte y sé que es un nuevo reto para mí. No me gusta hablar fuera del 'ring'. Yo habló con mis puños y estoy listo para el sábado", comentó el peleador que recientemente cumplió 40 años.

"Todo el mundo dice que como me siento a mis 40 años, y me siento muy bien. Me siento como un gran guerrero de joven corazón".

"Las apuestas reflejan lo cerrado que será esta pelea", comentó Arum.

El norteamericano Bradley fue escueto en sus declaraciones.
"Será divertido. No puedo esperar. Estoy listo para éste combate", sostuvo Bradley.
 
MARQUEZ MEJOR CONTRAGOLPEADOR, BRADEY MAS RAPIDO

Márquez (55-6-1, 40 ko’s) es el mejor contragolpeador, el más experimentado, el más inteligente sobre el ring y sobre todo, el que atraviesa por mejor momento.

Viene de su victoria más importante, cuando noqueo a Manny Pacquiao el pasado mes de diciembre y quiere lograr su quinto campeonato mundial en distintas divisiones.

Bradley (30-0-0, 12 ko’s) es también un cosumado contragolpeador, pero el de la velocidad, el que debe pegar y salir, el que debe atacar y esconderse, y es el más fuerte físicamente.

Sin embargo, su guardia es deficiente, suele fajarse aunque no es un peleador de pegada contundente y en sus últimas dos peleas (contra Manny Pacquiao en junio de 2012 y contra Ruslan Provodnikov en marzo de este año) no ha lucido bien, a pesar de que en la primera se llevó una decisión controversial y en la segunda ganó por puntos a pesar de terminar la contienda prácticamente noqueado, incluso visitando la lona en el round 12.

Márquez subirá al ring como favorito, aunque Bradley es el campeón y el que se ha visto favorecido por los jueces.
Márquez ya fue campeón mundial Pluma, Superpluma, Ligero y Superligero, y ahora va por el Welter. Bradley ya fue campeón mundial Superligero y hará la segunda defensa de su título Welter que le quitó precisamente a Pacquiao.

Márquez es uno de cinco peleadores (los otros son Miguel Cotto, Shane Mosley, Ricky Hatton, Oscar de la Hoya) que se han enfrentado tanto a Floyd Mayweather Jr. como a Manny Pacquio, pero es el único que ha podido vencer al filipino.

Bradley no se ha enfrentado a Mayweather aunque si le ganó a Pacquiao, pero a lo largo de su carrera le ha quitado el invicto a tres rivales en peleas de gran nivel (en 2006 a Eli Addison, 8-0-0, por el campeonato mundial juvenil Welter CMB; en 2009 a Lamont Peterson, 27-0-0, por el campeonato mundial Superligero OMB; en 2010 a Luis Carlos Abregu, 29-0-0; y en 2011 a Devon Alexander, 21-0-0, en la unificación de los campeonatos mundiales Superligero OMB y CMB) y ha vencido a otros tres adversarios importantes que subieron al ring con una sola derrota (en 2007 a Miguel “Títere” Vázquez, 18-1-0, por el campeonato mundial juvenil Welter; en 2008 a Junior Witter, 36-1-2, por el campeonato mundial Superligero CMB; y en marzo de este ano a Ruslar Provodnikov, 22-1-0, por el campeonato mundial Welter OMB), lo que hace que su propia marca invicta cobre un valor especial.

Márquez subirá al ring con 40 años de edad, Bradley con 30. Cuando el peleador mexicano conquistó su primer campeonato mundial (el Pluma FIB al imponerse a Manuel “Mantecas” Medina en febrero de 2003), Bradley todavía no debutaba en el boxeo profesional. De hecho, boxeaba en las eliminatorias olímpicas de Estados Unidos, pero perdió la posibilidad de competir en Atenas 2004 al ser superado por Vanes Martirosyan. En ese entonces, Márquez se coronó en 126 libras, Bradley se eliminaba en 152.

El “Dinamita” Márquez nunca ha subido en la báscula por encima de las 143 libras, y este sábado buscará el cetro de las 147.

Bradley deberá sostener el ritmo, la intensidad y la capacidad de conectar y moverse si quiere defender su título. Márquez deberá ser paciente, preciso y contundente si quiere hacer historia y conquistar su quinto campeonato del mundo en distintas divisiones.
Los peleadores subirán al ring al 100% física y mentalmente para este combate, aunque parte importante para el correcto desarrollo del combate será que el réferi, Robert Byrd, evite el boxeo sucio, y sobre todo, que los jueces, Robert Hoyle, Patricia Morse Jarman y Glenn Feldman apunten en sus tarjetas, lo que haya sucedido sobre el ring, si es que la pelea dura los 12 rounds.